El engranaje de FEMEXFUT

Fotografía: Facebook presidencia
Adolfo Ulises León López
Facultad de Derecho, UNAM

El 24 de octubre de 2012, en el Value Investing Forum, Justino Compeán, presidente de FEMEXFUT, expuso las ganancias totales de la Selección Nacional durante los cuatro años que comprenden cada periodo mundialista: 250 millones de dólares. De los cuales, 150 se utilizan para sufragar los gastos administrativos y de nómina de la Federación, y los 100 millones restantes de superávit, libres de impuestos, se dividen entre los clubes para, aseguró, incentivar las fuerzas básicas.

 Para nadie es un secreto que la Selección Nacional implica un gran negocio, basta encender la televisión para ser víctima del bombardeo publicitario: celulares, electrodomésticos, instituciones financieras, automóviles, cervezas, en fin. Pero los contratos de uso de licencia de marca no lo son todo, otros ingresos se perciben directamente de la FIFA por la participación de la Selección en el Mundial, por las aportaciones de sus afiliados amateur, de tercera y segunda división, y por apoyos gubernamentales como son los estímulos fiscales.

A lo largo del presente texto, se intentará develar el andamiaje jurídico que hace del fútbol el negocio más exitoso y codiciado por los hombres poderosos del país.

Los orígenes

El fútbol llegó a México en la segunda mitad del siglo XIX, junto con la compañías inglesas dedicadas a la extracción de minerales. Los Aventureros de las Minas de Real del Monte fundaron el primer equipo: Pachuca Athletic Club. A comienzos del siglo XX se inauguró la Futbol Asociation Amateur, contaba con apenas cinco equipos y sólo participaban jugadores extranjeros. Fue el Real Club España el primero en incorporar jugadores nacionales provenientes de la clase obrera, como es el caso de Cirilo Arrúa quien se dedicaba a la albañilería. Así, de a poco, el fútbol se fue diluyendo en los corazones de los mexicanos y para 1927, año en que se creó la FEMEXFUT, ya era un deporte nacional. A Humberto Garza Ramos, ex jugador y directivo del Club México, se le reconoce la ardua labor, como primer presidente de FEMEXFUT, de profesionalizar y formalizar al deporte durante las décadas venideras.

Pero el hombre al que el fútbol mexicano le debe su éxito empresarial, fue al jalisciense Guillermo Cañedo de la Bárcena. En sus inicios presidió el equipo Zacatepec, luego, en 1959 ocupó la presidencia del Club América. Durante la década de los 60 presidio la FEMEXFUT y una de sus decisiones más importantes consistió en la inclusión de la Liguilla en los torneos para hacerlos más redituables económicamente, siguiendo un poco la idea norteamericano de los Playoffs y de las Grandes Ligas. En 1962, con apoyo de Azcárraga Milmo, lo llamaron a ocupar la vicepresidencia de la FIFA. Él fue el responsable de cabildear tanto el Mundial de México 70, como el de 86. En esa posición otorgó las licencias de transmisión de los Mundiales, para radio y televisión en la región, a la Organización de Telecomunicaciones Iberoamericanas (OTI), misma organización que él fundó y dirigió hasta su muerte. La OTI, a su vez, otorgó licencia de transmisión a Televisa.  No sólo eso, Cañedo también otorgó a la familia mexicana Byron el primer permiso de la FIFA para vender viajes a los mundiales. Actualmente, los hermanos Jaime y Enrique Byrom son los accionistas mayoritarios de la empresa Match Hospitality, que es la agencia oficial de Hospedaje de la FIFA y que maneja los derechos sobre el 80% de los cuartos de hotel en Brasil 2014.

Con menos astucia, Guillermo Cañedo White, hijo, fue nombrado en 2007 miembro del Consejo de Mercadotecnia y Televisión de la FIFA y vicepresidente de CONCACAF hasta 2011, año en que fue sustituido por Justino Compeán. Así, vendrían los cambios generacionales del partido: salían Ázcarra Milmo y Cañeda de la Bárcena, para dejar el camino a Azcárrga Jean, Yon de Luisa y Justino Compeán.

Un dato que no puede pasar por alto fue que en 1986 Cañedo invitó a Justino Campeán para que integrara el Comité Organizador del Mundial. Para ese momento Compeán se desempeñaba en el área de mercadotecnia de Televisa y años antes laboró para Mac Cann Erickson, empresa responsable de la publicidad de Colgate, Marster Card o General Motors. En 1999 Azcárraga Jean nombró a Justino presidente del Necaxa y en 2001 asumió la dirección del Estadio Azteca, propiedad de Grupo Televisa. Finalmente, en 2006 es nombrado para encabezar la FEMEXFUT.

¿Qué es la FEMEXFUT?

En alguna plática, alguien sostenía la idea de que la Selección Nacional guardaba un carácter institucional. Es decir, que de algún modo dependía de CONADE o de alguna otra institución del Gobierno. Nada más equivocado. En México, el papel del Estado frente al deporte, de acuerdo a la Ley de Cultura Física y Deporte (LCFD), no es de rectoría sino de coordinación y apoyo. Materializado éste en becas, infraestructura, presupuesto y estímulos. También tiene un papel jurisdiccional frente a conflictos entre las federaciones deportivas y sus afiliados, pero esto, como veremos más adelante y al menos en el caso del fútbol, no es más que letra muerta.

 La FEMEXFUT es una asociación civil, es decir, un contrato por el que dos o más personas se reúnen, de manera que no sea enteramente transitoria,  para realizar un fin común que no esté prohibido por la ley y que no tenga un carácter preponderantemente lucrativo. Y el objeto de la Federación, de acuerdo a su Estatuto Social aprobado en 2012 (en adelante el Estatuto), es a grandes rasgos: organizar y promover el fútbol en el país en todas las divisiones, participar en todas las categorías aprobadas por la FIFA –selecciones femeniles y menores–, establecer los requisitos para afiliarse y los supuestos de expulsión, comercializar todos los derechos de Propiedad Intelectual y firmar todo tipo de contratos y convenios que le permitan la realización de su objeto.

¿Ofrece algún beneficio constituirse como Asociación Civil? La Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), en su Titulo Tercero enuncia qué personas morales con fines no lucrativos no serán contribuyentes del ISR. La fracción XXVI del artículo 79 del ordenamiento establece:

XXVI. Asociaciones deportivas reconocidas por la Comisión Nacional del Deporte, siempre y cuando éstas sean miembros del Sistema Nacional del Deporte, en términos de la Ley General de Cultura Física y Deporte.

 Así, de conformidad con el artículo 88 de LISR, las únicas obligaciones fiscales de las Asociaciones Deportivas son las de manifestar y declarar las prestaciones de sus trabajadores y el remanente distribuible entre sus integrantes. Es decir, a los trabajadores se les gravan los ingresos por su sueldo y a los integrantes (Afiliados Directos, en el caso de FEMEXFUT) los ingresos en efectivo o bienes que reciban de la asociación. Es precisamente al remanente distribuible al que se refería Justino Compeán cuando declaró que: “(de) los cien millones de superávit logramos un acuerdo con la Secretaría de Hacienda, con el SAT, para que sin pagar impuestos se los devolvamos a los dieciocho clubes, en la misma cantidad, para que promuevan las fuerzas básicas”. Ahora, respecto a dicho acuerdo con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), el no gravar los ingresos de los 18 clubes, bien pudo realizarse hilando el Capitulo IV de la LCFD, que establece el rango de acción que tienen las entidades de la Administración Pública para dar estímulos en apoyo al Deporte.

Estructura

De acuerdo con su Estatuto, la FEMEXFUT cuenta con un órgano máximo de decisión que es la Asamblea General, un Comité Ejecutivo encargado de la representación legal y oficial, una Secretaría General competente para asuntos administrativos, y Comisiones autónomas.

Cuenta con dos tipos de afiliados: Directos y Derivados, los primeros son exclusivamente los dueños de los equipos, y los segundos son todos los jugadores, árbitros, agentes comerciales y cuerpos técnicos que, por el simple hecho de pertenecer a un club, son parte de la Federación y se someten a su jurisdicción.

 La votación en la Asamblea General está dividida por porcentajes; tan sólo la Liga MX cuenta con el 55% de los votos totales, la Liga de Ascenso MX con el 5%, la Segunda División con el 18%, la Tercera División con el 13%, y el Sector Amateur con 9%. Basta con una mayoría simple para tomar acuerdos como: expulsión o afiliación de miembros, cambios al estatuto y las mecanismos de ascenso y descenso, elegir nuevos dirigentes del Comité Ejecutivo, otorgar préstamos, y aprobar el presupuesto anual de gastos y cuotas a la Federación. 

Como vemos, la participación real de los afiliados de ascenso, segunda, tercera, y amateur es nula. Sin embargo, de acuerdo al Reglamento de Afiliación, Nombre y Sede, las cuotas que establece la Federación son casi iguales para la Liga MX y Liga de Ascenso MX: 45, 000 y 43, 000 unidades de inversión. Ejemplos de ello fue que en 2010 el equipo de Los Guerreros de Hermosillo quedara desafiliado por incumplir a tiempo con sus cuotas, y en 2011 el equipo de Veracruz, pese a lograr la calificación,  no ascendió por no cubrir sus adeudos a la Federación.

El Comité Ejecutivo se integra por seis miembros: un presidente y un representante por cada Liga. Al presidente lo eligen por Asamblea y a los demás por mayoría entre los dueños de los clubes en cada liga. Los representantes tienen distribuidos sus votos de la siguiente manera: la Liga MX tiene 5 votos, Segunda 2, Ascenso, Tercera y Amateur 1. El presidente de la Federación cuenta con un voto de calidad. Bastan 5 votos para legitimar una sesión del Comité Ejecutivo y aprobar decisiones.

 Entre las facultes del Comité destacan: nombrar directores para Selecciones Nacionales, aprobar jugadores que integrarán las Selecciones, crear reglamentos, formular presupuestos de ingresos y egresos, fungir como último instancia en controversias entre miembros, celebrar todos los contratos donde participe la Selección, comercializar los derechos de Propiedad Intelectual, determinar el número de jugadores extranjeros, designar miembros de los órganos jurisdiccionales, y asumir la representación legal mediante poderes para pleitos y cobranzas.

Un dato curioso consiste en uno de los requisitos para formar parte del Comité Ejecutivo y lo señala el artículo 42 del Estatuto: “no realizar actividades de prensa escrita, radio o televisión, o cualquier otro medio de información”.

Además, el presidente de FEMEXFUT tiene como función adicional la de supervisar y aprobar todos los contratos que celebren los Afiliados Derivados de Segunda División, Tercera División y Sector Amateur.

El Secretario General no es más que el encargo de cumplimentar las resoluciones del Comité, supervisar los programas deportivos, proponer modificaciones a reglamentos y analizar solicitudes de afiliación.

Respecto a las Comisiones, existen cinco. La Comisión de Jugadores y la de Árbitros representan sus intereses ante la Federación. Comisión Disciplinaria: violaciones al estatuto y reglamentos por parte de cualquier miembro. Comisión de Conciliación y resolución de controversias: problemas entre asociados. Comisión de Apelación: contra resoluciones de la Comisión Disciplinaria.

 Estructura financiera

El artículo 93 del Estatuto divide los ingresos de la Federación en Directos e Indirectos. Serán ingresos Directos aquellos que percibe por cuotas, sanciones, arrendamiento de instalaciones, torneos, partidos amistosos, participaciones por las transferencias de los jugadores, cuotas extraordinarias por cambios de Nombre y Sede.

En el Reglamento de Afiliación, Nombre y Sede se establecen dichas cantidades. Por ejemplo para cambiar el nombre del club se establece una cuota de 73,000 unidades de inversión; para poder afiliarse y cambiar de sede 145, 000 unidades de inversión.

 Los ingresos Indirectos se perciben por los contratos de uso de licencia de marca, donativos, y la participación de la Selección Nacional en los torneos de la FIFA. 

Después de golear 9-3 (marcador global) a Nueva Zelanda el 20 de noviembre de 2013, la sangre les volvió a la cabeza a los dirigentes de FEMEXFUT y a los dueños de algunos Clubes. Como vimos, además de jugosos contratos de publicidad, la cantidad que otorgó la FIFA a la Federación por participar en Brasil 2014 fue, de acuerdo con el periódico el Economista, de 9.5 millones de dólares, más los 2.5 millones para los clubes por prestar a sus jugadores. De entre los clubes, el que más obtuvo recursos en este mundial fue el América, que contribuyó a la Selección con 5 jugadores y recibió 500 mil dólares.

Derecho y Fútbol

 Los últimos Capítulos del Estatuto son también los más interesantes desde la perspectiva jurídica.

La FEMEXFUT somete a todos sus afiliados, Directos y Derivados, a su jurisdicción, a la de la FIFA, y en casos extremos al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Así, el artículo 85 del Estatuto, expulsa en automático a sus afiliados por el simple hecho de someterse a los tribunales ordinarios para dirimir sus controversias; esto a todas luces vulnera la garantía individual consagrada en el artículo 17 y la fracción XX  apartado A del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Por lo que toca a las medidas disciplinarias, la Federación castigará a cualquier jugador, directivo, funcionario, director técnico o árbitro, que al hacer declaraciones públicas menosprecie, agravie o cause daño a la FEMEXFUT, que viole el código de ética en el campo de juego o desacate cualquier otro reglamento. Las sanciones van desde advertencias, multas, suspensiones, expulsiones, hasta la prohibición de realizar cualquier actividad relacionada con el fútbol. Si leemos con cuidado el artículo 5 de las Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos veremos que el artículo 84.2 del Estatuto es inconstitucional: “A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad”.

Para apoyar lo anterior, transcribo una tesis en materia laboral del Segundo Tribunal Colegiado del Noveno Circuito:

Tesis: IX.2o.34 L
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta            
Novena Época 
167668    
Tribunales Colegiados de Circuito
Tomo XXIX
Marzo de 2009
Pag. 2829
Tesis Aislada(Laboral)
PRESCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES LABORALES. SI EN UN CONTRATO DE TRABAJO SE ESTABLECE COMO OBLIGACIÓN DE LAS PARTES SOMETER SUS DIFERENCIAS A LA COMISIÓN DE CONCILIACIÓN Y RESOLUCIÓN DE CONTROVERSIAS DE LA FEDERACIÓN MEXICANA DE FÚTBOL, Y EL TRABAJADOR CON BASE EN ELLO ACUDE A DEMANDAR SUS DERECHOS LABORALES, EL PATRÓN NO PUEDE PREVALERSE DE ESA SITUACIÓN Y OPONER DICHA FIGURA EN EL JUICIO.
Del artículo 123, apartado A, fracción XX, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se advierte que sólo las Juntas de Conciliación y Arbitraje tienen competencia para dirimir los conflictos suscitados entre trabajadores y patrones, la cual no puede estar sujeta a estipulación contractual alguna. Ahora bien, cuando en un contrato individual de trabajo se establece como obligación de las partes la de someter sus diferencias a la Comisión de Conciliación y Resolución de Controversias de la Federación Mexicana de Fútbol, y el trabajador con base en ello acude ante esa instancia a demandar sus derechos laborales, el patrón no puede prevalerse de esa situación y oponer la excepción de prescripción en el juicio laboral promovido por aquél, en tanto que nadie puede aprovecharse de su propio dolo. Por tanto, debe considerarse que el plazo para que opere la prescripción de las acciones de trabajo se interrumpe a partir de la fecha en que el trabajador acude ante la referida comisión, en términos del artículo 521, fracción II, de la Ley Federal del Trabajo, aplicado analógicamente, y conforme al cual la prescripción se interrumpe si la persona a cuyo favor corre reconoce el derecho de aquella contra quien prescribe, de palabra, por escrito o por hechos indudables, como la aludida condición consignada en el contrato individual de trabajo para resolver las diferencias laborales, pues con ello el patrón, además de obligar injustamente al trabajador a someter sus diferencias de trabajo, reconoce implícitamente que si lo hace demuestra su intención de entablar una controversia laboral y, en esa virtud, no puede desconocer lo que él mismo propició.
SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL NOVENO CIRCUITO.
 Amparo directo 450/2008. Alberto Macías Hernández. 23 de octubre de 2008. Unanimidad de votos. Ponente: Pedro Elías Soto Lara. Secretarios: Juana Teresa Flores Hernández y Gustavo Almendárez García

Conclusión

No se trata de satanizar al fútbol, como deporte es magnífico. Basta un tiro de larga distancia de Giovanni Dos Santos o una atajada de Memo Ochoa para alegrar un país y hacer que nos suden las manos frente al televisor. Como toda relación, la del aficionado con su Selección tiene momentos de expectativa y decepción. Y también, después de la derrota, debe haber espacio para la reflexión y la crítica. Que no basta sólo analizar los errores tácticos dentro de la cancha, sino lo que ocurre fuera de ella donde la mayoría de los aficionados no tenemos acceso.

No hay nada malo en el negocio, el problema está en la concentración que lleva a unos cuantos a deteriorar la calidad del deporte e, incluso, a incidir en la esfera política. Desde el Derecho, deben corregirse, por lo menos, el régimen laboral de los futbolistas, que la mayoría de las veces son considerados como mercancías desechables; y los resquicios fiscales que ávidamente aprovechan los directores de los clubes y la FEMEXFUT para dejar de contribuir.