El tiro de gracia

Por Óscar Cuéllar Briseño
Facultad de Derecho, UNAM

 

El tiro de gracia es una pequeña novela escrita por una de las herederas de la genial literatura francesa: Marguerite Yourcenar. En ella, se describe un mundo en medio de la guerra de 1914 y la revolución rusa, donde tres personas se ven involucradas en una inevitable vorágine de acontecimientos que recuerda mucho a la fatalidad clásica de la tragedia; las caricias no hechas, los besos no recibidos, el vórtice de emociones y el indeseable aunque esperado final contribuyen a hacer de una obra corta una apoteosis de la más sublime de las tragedias: el amor. 

La trama se desarrolla principalmente en el pueblecito Báltico de Kratovice, donde los tres personajes (Eric, Conrad y Sophie) viven y recorren el lento camino hacia el cruel desenlace. Eric, el protagonista y narrador de la novela, es el que maneja el timón de la trama navegando por sus propios mares; no le importa saberse capitán de un barco destinado a zozobrar. A través de su óptica observamos el desarrollo de la historia, y a veces pareciera que Eric nos muestra sólo lo que él quiere dejarnos ver. Celoso de su papel de líder fuerte y de sostén de la casa, Eric se nos muestra a menudo distante y cruel, aunque al ir conociendo sus pensamientos, descubriremos un ser profundamente marcado por la sombra del amor; un Aquiles que tiene su Patroclo en Conrad, su amigo de la infancia, es el que precisamente toma el papel de camarada de guerra. Ambos sienten el uno por el otro una profunda admiración, un amor filial que representa esa parte pura de nuestro pasado que sigue floreciendo en medio del más envilecido de nuestros presentes.

Sophie es, probablemente, el personaje mejor logrado de la novela; podemos ver en ella un poco de aquel temperamento salvaje e implacable ternura de una mujer que ama y que no es correspondida. Sophie cree que puede encontrar el amor en medio de sus desgracias en los brazosde Eric. Y al encontrar solamente el rechazo, Sophie deberá sufrir aquella extraña metamorfosis de la mujer despechada: idolatría al ser amado, refugio en otros brazos, indiferencia fingida y al final un enorme deseo de venganza, que la llevará a pasarse al bando de los bolcheviques y abandonar Kratovice. Pero este remolino no la arrastrará sola: poco a poco Eric se sentirá también indeciso respecto a Sophie, por la que siente una admiración profunda que a veces se confunde con el amor más profundo. Esto causará que Eric, a través de las tragedias de la guerra, llegue a ser la causa de las desgracias de sus seres amados e incluso el ejecutor de su destino. Al final, Eric tendrá que desenfundar el revolver verdugo de los traidores para aniquilar aquello que amó o que pudo haber amado. Y Sophie, a través de su propia muerte, verá su venganza realizada.

 Tiro de gracia es una magistral exposición de los dilemas del amor, una de esas obras que conviene más interpretar que descubrir, dilucidar antes que contemplar. Cada uno de nosotros verá en Sophie o en Conrad la expresión de nuestros propios ideales y amores consumidos por los avatares de nuestra existencia. Pocas novelas pueden encerrar tal complejidad de personajes en unas cuantas páginas. Y pocas novelas nos harán evocar, como esta, la más cruel de las paradojas del amor: siempre terminaremos destruyendo aquello que supuestamente queríamos conservar.