Hastío

Óscar Cuéllar Briseño

Sonando en los rincones augustos de la calma

Dorados cascabeles aleteando sin rubor

Resuenan jubilosos melodías de mortaja

Triunfantes baladillas de nostalgia y arrebol.

 

Batallan las memorias en los brazos de las Keres,

rugientes esperpentos en feroz confrontación;

Minutos demoniacos que suspiran impacientes;

Momentos ofrecidos en sangrienta inmolación.

 

Raudas en desfile, las quimeras se suceden

Una a una degolladas con rigor ceremonial

Condenadas, no bostezan, no se arrullan ni enmudecen

 

Engordadas por afanes de imperioso despertar

Matronas desahuciadas que amargadas envejecen

Las preciosas horas que mi hastío logró matar.

Anuncios