No. 03 Derecho y movimientos sociales

Editorial

Los hechos ocurrido el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, se suman al largo listado de horrores en la historia mexicana. Éstos, demostraron al alto grado de podredumbre de toda la clase política en los tres niveles de gobierno, y cómo el narcotráfico los ha engullido. De todos los actores que se han involucrado en el Caso Ayotzinapa, somos los estudiantes los más participativos pero también los más desarticulados. Sí, en las marchas somos los contingentes de estudiantes los que dimensionamos el problema y aportamos cifras a los medios de comunicación, los que gritamos consignas, los que en las redes sociales clamamos justicia,  pero también es cierto que muchas veces toda nuestra fuerza no tiene claro a dónde se dirige ni qué es lo que busca. Todos queremos hacer lago para cambiar las cosas y para ello, también, se hace necesario pensar y repensar el papel que jugamos. Y son precisamente estas inquietudes las que nos llevaron a elegir el tema del presente número.

Abrimos la sección LITIS con la entrevista realizada a Guillermo Estrada Adán, catedrático de la Facultad de Derecho y del COLMEX. Como originario de Iguala, Guerrero, nos habla del clima política durante los años que vivió allá; como internacionalista hace énfasis en precisiones de conceptos como “crimen de estado” y “estado fallido”, que fácilmente se confunden en el discurso político; habla del trabajo por hacer para construir una cultura de los Derechos Humanos; como académico asegura que su papel es el de dar soporte argumentativo a las demandas de los estudiantes.

En La Hidra mexicana, Adolfo Ulises León hace un seguimiento de cómo los medios de comunicación nacionales, los intelectuales e incluso algunos manifestantes caen en el juego de mezquindad de la clase política: acusarse unos a otros, sacar ventajas electorales. Y como propuesta para cambiar gradualmente la clase política, pone sobre la mesa la figura de las candidaturas independientes.

Carlos Erasmo Rodríguez, en su artículo La conformidad de los inconformes, hace un análisis de algunos de los discursos y argumentos que han sido esgrimidos en distintas etapas del movimiento social que generó el Caso Ayotzinapa.

En El estudiante entre los movimientos sociales, Flavio Gallardo nos advierte de los peligros de la apatía y la neutralidad en situaciones como en la que se encuentra el país; para ello, toma como ejemplo lo ocurrido durante la visita de Jesús Zambrano a la Facultad de Derecho.

Cerramos con La búsqueda de la libertad en las manifestaciones, una colaboración de Piensa A.C. escrita por Ana Arrevillaga y Lilia García. En este artículo se exploran las distintas problemáticas que minan el derecho a la libertad de expresión en las manifestaciones.

Por lo que toca a Cuaderno en Blanco, contamos con el cuento Santiago 4:14, de David A. Raíces —que colabora con nosotros desde la Universidad Autónoma de Querétaro. 

En el poema Tigre del infierno, Jesús Briseño elige el tema del resurgimiento, esa pelea de opuestos en la que todo se calcina para regresar renovado, dignificado, incluso. ‘Nocturno de Chile’ de Roberto Bolaño es un ensayo literario escrito por Acacio A. Munguía sobre una de las novelas más cortas y complejas del autor chileno. Terminamos con la reseña que Carlos Erasmo Rodríguez hace de las Crónicas marcianas de Ray Bradbury: no importa el planeta, la condición humana es una.

Finalmente, en Estepario inauguramos la sección Bitácora. En  ella pretendemos que los jóvenes abogados que empiezan a incursionar en el mundo laboral nos narren sus experiencias. Así, toca el turno a Carlos Álvarez Guzmán, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. En su texto nos habla de las consecuencias que se produjeron en la práctica profesional del derecho laboral a raíz de las reformas de 2012.

Esperamos que esta sea de tu agrado.

La Dirección

Anuncios