Ceremonia nocturna

Jesús Briseño

Facultad de Derecho, UNAM


Cada estrella es una mirada,

                 es mirar a los ojos del tiempo

y habitar la presencia de otro tiempo.

                                 Es el ritual infinito de la luna

que nos empapa de sangre.

                         Cuando somos infinitos

             y fugitivos de nuestra forma:

abrázanos,

                 noche de amapolas rojas,

ofrece nuestro corazón

               a los dioses de otras eras,

al viento de zarpas transparentes

                           y a los labios ejecutores del relámpago,

cada estrella nos mira si nos miramos,

           que cada palabra navegue

     en la espiral del alma,

      caracola de la existencia,

                       que cada palabra vibre

         en el cosmos del tímpano:

nebulosa de la vida,

           hervidero de centellas,

     cándido nacimiento de los senos de la diosa.

Me desnudaré

               en el desierto de otros huesos,

         entre calaveras llameantes y aromas marinos,

       por el barranco de mi pecho

treparan doradas apariencias

                 hasta llenarme de galaxias,

           seguiré vivo

       cuando vuelva a mirar al cielo,

invocaré la memoria de los ancestros,

                     a los viejos con máscaras de fuego

y ojos esmeraldas,

         danzarán alrededor de mi vehemencia,

los beberé

             y serán mis puños y mis entrañas;

sin más tempestades

                          que la muerte de los soles,

sin más templos

                 que volcanes y montañas,

todos abriremos nuestros rostros

           y todos los mares y los faros arderán de nuevo,

                         sin nuestras carnes

caminaremos desprendidos

                         al filo de la sombra y las constelaciones,

sin más sequia

               que la de esta polvorienta boca

         seguiré escupiendo estas palabras

hasta agobiar mi cuerpo            

                 con la resonancia de sus vaivenes.

Estepario.logo.E