La resignación

Jesús Briseño Vazquez | FFyL, UNAM

 

 

Bajo el reverdecido cielo de la aurora

En amarga arena de pólvora se acallan

Enfermos fusiles de estruendosa locura

Como agonizantes ánimas que aclaman,

 

Sino castigada sangre, una muerte oscura

A frías puñaladas de cobardes que matan

Para calmar la rabia del Dios sin cordura:

¡Traidor humano, los Infiernos te alaban!

 

Ni en la Tierra ni el Cielo hay esperanza:

Peste más fuego suma en caos la guerra,

Exterminación propagando la amenaza.

 

Con resignación soltemos la mordaz amarra

Pues, si maremoto, endemoniada nos alcanza

La muerte en oleaje sombrío clavando su garra.

 

Estepario.logo.E