Entre dos mundos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Artes Plásticas | Jesús Briseño Vázquez

 

Si pudiera rastrear el génesis de mis trazos debo señalar dos influencias notorias: por una parte, el expresionismo alemán con su brocha violenta y colorida, y por la otra, la monumentalidad del muralismo mexicano. Esta mezcolanza se confronta en mi manera de ver la pintura ya que mientras los colores sugieren dinamismo y fuerza, las figuras están petrificadas en pose solemne: en síntesis, me preocupa darle tensión a las obras, como una perpetúa colisión, un nudo buscando destrabarse. Los temas también reciben influencias de las dos raíces señaladas antes: desde la cotidianeidad explosiva de una feria, la frondosidad de un cuerpo femenino al desnudo, pasando por una escena onírica, un paisaje en claroscuro, hasta simbolismos de la hibridación del mexicano y de la reivindicación indígena en la Revolución. Aunque los últimos dos cuadros puedan lastrarse por sus temáticas tan abordadas antes por otros grandes artistas, creo que los salva la urgencia con los que los pinté, pues trascienden por servir más a mis preocupaciones estéticas que a las ideologías planteadas en ellos. Estos trabajos los realice hace siete u ocho años, en plena efervescencia juvenil.

Estepario.logo.E