Once migraciones internacionales. Once comunidades extranjeras

Reseña | Iván Adelchi Peña y Josué Mercado Quezada

 

La sociedad mexicana, su democracia y su economía sin duda alguna son permeadas por los extranjeros que arriban al país. No obstante, considerar a los inmigrantes como factor en los cambios culturales del país no es una idea que se encuentre en muchos textos. Este libro invita a la reflexión de la riqueza cultural que ofrecen los grupos de extranjeros radicados en Monterrey. Si bien en toda población hay un fenómeno de diferenciación social, la cuestión a resolver es cómo realizar un proceso de des-diferenciación social para transitar hacia una adaptación y enriquecimiento cultural.

Cuando las comunidades inmigrantes se establecen en un área geográfica, se estudia su adaptación a ese lugar, así como el proceso de cómo se adapta e integra la sociedad receptora. La propuesta es clara; plantear una sociedad con diálogo e interacción intercultural y no quedarse en el multiculturalismo. Aunque el estudio del libro se centra en el área de Monterrey, su idea puede aplicarse para todo el territorio nacional, así como diversos fenómenos migratorios.

Pensar al migrante como generador de dinámicas y roles sociales, abre el camino para superar segregaciones raciales. Generalmente estos últimos surgen a partir de que un grupo de sujetos se identifican con su comunidad y rechazan a otros más. Una pregunta que ayuda a ampliar el panorama e invita a pensar de otra forma es ¿el ingreso a la comunidad se logra construyendo comunidad o se necesita primero ser miembro de la comunidad para después construirla? Los que se casan con la idea de un “acuerdo original” que dio vida a su comunidad y en memoria de ese pasado fundacional hacen acuerdos para perpetuar la vida de grupo, tienden a pensar que nacer en un lugar te hace miembro de él per se.

"Once migraciones internacionales. Once comunidades extranjeras". Autor: Juan Antonio Doncel de la Colina. Editorial Siglo XXI Editores, 2015
“Once migraciones internacionales. Once comunidades extranjeras”. Autor: Juan Antonio Doncel de la Colina. Editorial Siglo XXI Editores, 2015

Para ser miembro de una comunidad no basta con nacer en ella; sino participar y aportar con, internalizar sus signos y seguir un proceso de socialización que está socialmente dado. Es por ello que los que emigran a nuestro país pueden compartir cosas que los hagan partícipes y miembros de la comunidad.

A partir de que se tiene esta concepción de “Comunidad” se tendrán las herramientas para entender a las migraciones internacionales más allá de un grupo de personas que se trasladan a otro país y forman grupo en él. En vez de choques de cultura se propone una ósmosis de ella, donde haya aportes recíprocos en la convivencia cotidiana.

La migración ha sido siempre un tema importante a tratar por toda sociedad, estudiarlas brinda siempre información útil para entender y afrontar los problemas sociales que surjan. Es por ello que la sociedad que recibe debe tener conocimiento de los grupos que llegan a ella, para poder entender cambios o influencias culturales y así aprovecharlas o detenerlas. De la misma manera los emigrantes deberán contar con información del lugar a donde llegan y organizaciones de compatriotas que le permitan adaptarse más fácilmente a los lugares a donde llegan.

El estudio de este libro expone en sus conclusiones que al existir asociaciones se permite que a través de ese colectivo humano se pueda socializar información para adaptarse a la nueva vida así como resolver algunas dudas. Las instituciones públicas siempre son de gran ayuda para ello. Por lo tanto este tipo de información resulta útil a las embajadas y demás instituciones para poder atender a sus connacionales.

El factor trabajo resultó ser un vínculo que las once migraciones compartían, según el trabajo y el estatus socioeconómico de las personas permite entender la relación interna del grupo de inmigrantes. Todos algún día seremos migrantes o locales, es por ello que resulta importante entender los procesos de formación de comunidad intercultural desde ambas perspectivas. La hipótesis que se refuerza con este trabajo es que, a mayor integración de los compatriotas, mayor aislamiento hacia la sociedad receptora, esto resulta más agudo cuando los migrantes tienen que esconderse, pues se refuerzan los lazos con sus compatriotas y se disminuye la relación con el exterior. Como los mexicanos en Estados Unidos, que tiene mayor relación con el grupo migrante mexicano que con los propios mexicanos en su país.

Entender estas adaptaciones migratorias permite a la vez tener información para analizar las condiciones del país en torno a la globalización, así como la fortaleza de su democracia para adaptarse a los cambios y nuevas corrientes.

Estepario.logo.E

Anuncios