Cinco novelas políticas

Artículo | Redacción 


Todos los pensadores  se han preocupado en mayor o en menor medida por la política. El hecho de que exista un poder capaz de disponer de la vida de cualquiera plantea una serie de preocupaciones que se deben tratar. Así, filósofos, políticos y científicos han dedicado miles de páginas a los problemas de la coerción, la legitimidad y el gobierno. Los escritores no son la excepción. En Estepario —aunque conocemos la posible objeción de que toda literatura es política— nos referiremos sólo a un puñado de obras que, a pesar de provenir de géneros tan distintos como la fantasía, el realismo, la ciencia ficción o la distopía, tienen la política como tema central.

Hay cuentos como Sufragio Universal de Isaac Asimov y El país de los ciegos de H. G. Wells. Obras de teatro como Un enemigo del pueblo de Henrik Ibsen y Los plebeyos ensayan la rebelión de Günter Grass. Sin embargo, la novela es el soporte donde la política ha alcanzado mayor popularidad, tal vez porque su forma y extensión posibilitan explorar mejor sus recovecos.

Entre todos aquellos novelistas que han abordado este tema, los dos más populares son George Orwell, con 1984 y Rebelión en la granja, y Aldous Huxley con Un mundo feliz. Ambos imaginaron un futuro en el que la libertad ya no existe y todo es controlado por gobiernos totalitarios, la diferencia radica en que para Orwell el control se ejerce por el adoctrinamiento, la represión y el miedo mientras que para Huxley se ejerce a través de la medicación, la falsa sensación de libertad y el placer.

En estos tiempos donde la política nacional e internacional parece salida de la mente de alguno de estos escritores, se hace necesario reflexionar sobre el acontecer político y no hay mejor forma de hacerlo que a través de la literatura. Es por ello que les recomendamos estas cinco novelas:

—1. Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift—

a

9788439721277Relegada injustamente a los rincones coloridos de la literatura infantil, este libro, heredero de la larga tradición de la literatura de viajes, narra las aventuras de Lemuel Gulliver en extrañas tierras de altamar.

Swift, tory de la Inglaterra durante el gobierno de la última de los Estuardo, escribió esta sátira de la sociedad de su tiempo que es tan cierta y tan cruda que tiene ecos universales. En esta obra podemos encontrar a los liliputienses, personas diminutas obsesionadas con la guerra que antaño se sumergieron en un conflicto fratricida por la forma en la que se debía cascar un huevo. También podemos visitar a los gigantescos habitantes de Brobdingnag, pacifistas y amantes de la cultura, y a los gobernantes de Laputa, personas obsesionadas con la ciencia que en muy poco se diferencian de los tecnócratas de hoy.

Sin embargo, el viaje más interesante de todos es la visita a la tierra de los Houyhnhnms, caballos parlantes que han establecido una civilización tan perfecta que la noción misma de mentira es desconocida. Junto con los Houyhnhnms, habitan los Yahoos, seres humanos desprovistos de los harapos de la civilización que demuestran hasta dónde puede llegar el ser humano.

Esta obra es un espejo en el que mirarse es tan duro como necesario.

—2. La isla del Doctor Moreau de H. G. Wells—

a

moreau-portadaEscrita en 1896, pasó casi desapercibida por haber sido publicada entre dos de los grandes éxitos de Wells, obras que revolucionarían el género de la ciencia ficción, La máquina del tiempo y La guerra de los mundos.

Wells nos lleva a una isla perdida donde el misterioso Doctor Moreau experimenta con la vivisección, es decir, la disección en animales vivos, con la finalidad de dar forma humana a toda clase de criaturas salvajes. Tras las torturas a las que son sometidas por Moreua, estas criaturas que tienen pulgares oponibles y caminan erguidas desarrollan la razón y tras vagar a solas por la isla crean su propia civilización. En esta civilización, las leyes sólo son obedecidas por el miedo que estas criaturas antropomorfas le tienen a Moreua, a sus armas y a su laboratorio. Tal es el miedo que Moreau pasa a ser una especie de dios para ellos a tal grado que el miedo como forma de control pasa a segundo plano frente a un control de tipo ideológico y religioso.

Esta isla es un modelo fiel de las formas que utilizan los poderosos para controlar las sociedades a través del miedo, la ideología y la coerción. También y más importante, es una muestra de las funestas consecuencias que se presentan cuando estos sistemas de control fallan.

—3. El breve reinado de Pipino IV, de John Steinbeck—

a

9788496707597Escrita dos décadas después de su obra maestra, Las uvas de la ira, esta novela del Premio Nobel de Literatura de 1962 narra la restauración hipotética de la monarquía en Francia.

Pipino Arnulfo de Héristal es un hombre tranquilo y bonachón que gracias a las rentas de las tierras familiares puede costearse una vida tranquila en París con su esposa e hija. Los partidos franceses no pueden llegar a un acuerdo para formar gobierno y pronto llegan a la conclusión de que lo mejor sería restaurar la monarquía. Tras examinar a todos los candidatos a la corona, resuelven coronar a Pipino, cuyo linaje se remontaba a los reyes carolingios.

Pipino, aficionado a la astronomía, trataba de fotografiar una lluvia de estrellas cuando los partidos y los funcionarios llegan a su casa a ofrecerle la corona. Tras la ceremonia, Pipino se da cuenta de que cada quien hace lo que quiere y él no es más que una figura decorativa, por lo cual decide, como muchos de los personajes del autor californiano, enfrentarse a lo imposible para hacer lo correcto.

En esta sátira, donde Steinbeck hace alarde de su particular sentido del humor y de sus conocimientos sobre las Casas Reales europeas, una cosa queda clara: un rey no es nada frente a quienes ejercen el poder en realidad.

—4. El hombre en el castillo, de Philip K. Dick—

a

9788445001844Tras la inesperada muerte de Franklin D. Roosevelt, un débil liderazgo encabeza el esfuerzo de guerra estadounidense y finalmente las potencias del Eje ganan la Segunda Guerra Mundial. El territorio de lo que antaño fue Estados Unidos es dividido por la mitad siendo el este controlado por el III Reich y el oeste por el Imperio Japonés. Tras la guerra, los negros están prácticamente extintos y los pocos judíos que quedan buscan refugio desesperadamente en territorio japonés.

En este contexto, la novela nos presenta varios hilos argumentales. El Reich se encuentra en una transición política tras la muerte de Martin Bormann, sucesor de Hitler, los alemanes se preparan para llevar a cabo una invasión sorpresa a Japón y una mujer busca contactar al misterioso autor de La langosta se ha posado, una novela en la que los Aliados ganaron la guerra. Todo salpicado por el misterioso I ching, un oráculo que parece unir ambas realidades.

Esta novela, producto de los delirios de Dick, nos transporta a una realidad donde, al resultar victoriosos los totalitarismos, la libertad y los derechos humanos no tienen ni tendrán lugar en el mundo.

—5. Sumisión, de Michel Houellenbecq—

a

Sumisión.inddEl carismático líder de la Hermandad Musulmana, Mohammed Ben Abbes, forma una coalición con la mayoría de las fuerzas políticas francesas con el fin de detener a la derecha. Finalmente, Ben Abbes resulta electo Presidente de Francia e inmediatamente empieza con una serie de reformas radicales que incluyen la supresión de la igualdad entre hombres y mujeres y un programa para favorecer a los musulmanes y a los conversos.

Esta novela, publicada el mismo día de los atentados contra la revista francesa Charlie Hebdo, es una muestra de cómo posturas antidemocráticas podrían utilizar la vía electoral como vehículo para implementar programas que terminarían por anular la democracia.

Estepario.logo.E