mujeres | eduardo galeano

Eduardo Galeano fue periodista y escritor uruguayo. Entre sus obras destacan: "Las venas abiertas de América Latina" y "Memoria del fuego".
[reseña] | Nidia Andrade Cárdenas

 

  ¿  qué valor tienen las historias individuales de las mujeres? si se trata de comprender la realidad o los problemas a los que nos enfrentamos actualmente, ¿éstas pueden aportar o construir algo? en un contexto donde parece que las luchas ya fueron ganadas, donde las protagonistas de los movimientos ya han sido reconocidas y ensalzadas, ¿cómo podría establecerse una relación entre ellas y nosotros? si nuestra vida cotidiana ya está acostumbrada al formato de las conexiones inmediatas y de los eventos efímeros, ¿vale la pena leer estas historias? la respuesta de Galeano es un rotundo sí. y añadiría: no sólo vale la pena. es un ejercicio necesario. ¿por qué? porque aún tenemos mucho que aprender de éstas mujeres. ellas fueron pacientes: esperaron años, décadas e incluso siglos para ver los frutos de su lucha. y gracias a esa paciencia, hoy sus historias son inmarcesibles.

el formato del libro se compone de pequeñas estampas. éstas, a pesar de su brevedad, logran recorrer toda época, territorio geográfico, estrato social y profesión. no hay una secuencia, no están agrupadas bajo ninguna categoría: pasar de una página a otra significa conocer a Myrna Mack —antropóloga guatemalteca asesinada literalmente por publicar sus investigaciones— y a continuación, conocer a cinco prostitutas argentinas.

la talentosa pluma de Galeano nos permite conocer, en el amplio sentido de la palabra, a estas mujeres. nos permite tener trato y comunicación con aquellas que ya son conocidas y reconocidas. se esfuerza porque conozcamos los nombres de aquellas que no fueron tan populares, y así evitar que caigan en el olvido, en el anonimato. y en el caso de aquéllas que no tuvieron tanta suerte y no pudieron dejar registro de su nombre, Galeano no sólo reinventa su historia, sino que denuncia con a los responsables de esta omisión. porque una de las enseñanzas principales del libro es que la Historia no podría contarse sin la participación de las mujeres, a pesar de que durante muchos años esta se ha invisibilizado o minimizado.

ejemplos de lo anterior sobran: las soldaderas de la revolución mexicana, las libertadoras brasileñas, Hipatia, Florence Nightingale, Hatshepsut, Aspasia, Alexandra Kollontai, Juana Azurduy, Nelly Bly y un largo etcétera.

tampoco es un libro que hable únicamente sobre heroínas. ¿dónde quedan las mujeres de la vida cotidiana: la que vive enamorada frente a la que vive en situación de calle; la que ve televisión, la que no sabe leer frente a la que pinta y escribe; la actriz de Hollywood frente a la monja abnegada? todas ellas tienen un lugar en la Historia porque todas tienen algo que decir.

pero, y todo esto ¿por qué se vuelve un ejercicio necesario? al finalizar el libro queda claro que, hoy más que nunca, cuando parece que ya no hay nada más por qué luchar (pensamos: “ya lo hicieron antes y ganaron, ¿qué más queremos?”) no debemos olvidar que hace no muchos años las condiciones de la mujer eran diametralmente distintas. tan recientes son los cambios que seguramente nuestras madres y abuelas podrían escribir su historia, y ésta encajaría a la perfección en el libro. ¿qué implica olvidar esto? significa que todo fue prácticamente en vano. de ahí la importancia de rescatar estas narraciones, y la necesidad de seguir cuestionándonos: ¿cuál es mi historia? ¿por qué debo contarla? ¿hay algo  por lo que deba seguir luchando?