Testamento

"La buena fama durmiendo", Fotografía de Manuel Álvarez Bravo

[poema] | Dante JVB

A Virginia, con libertad

Nada poseo ya que no sea tuyo,

estás palabras serían tuyas aún

si mis labios no pudieran pronunciarlas,

mis labios son tuyos aunque contengan

la resaca de un desierto entero.

Te puedo dar mis ojos para que te mires en ellos

y si ves que mis pupilas arden

es porque irradias tanto calor como el verano.

Le he dicho al notario de los infiernos,

con voluntad terminante y clara,

que llevaré conmigo flores y recuerdos,

así, mientras la hoguera de los tiempos

gire como rueda de fuego en el cielo,

una sonrisa surcará mi rostro

y te veré de nuevo ante mí,

en la oscuridad, y tomados de la mano.

Anuncios